Moon River..

10 de febrero de 2008


Audrey Hepburn cantaba en Desayuno con Diamantes aquella famosa canción...moon river...Mientras soñaba y disfrutaba de una bella y alocada libertad. La independencia de esta bella niña y a la vez mujer resultaba entrañable, y en algún punto quizás sentimos un poco de pena por ella...Mucha fiesta, tanto hombre, grandes cantidades de dinero...y quizás muy poco amor.

Hoy, escuchando esta bella canción (cantada por Frank Sinatra, todo sea dicho), no he podido dejar de imaginarme en la quinta avenida delante de aquel gran escaparate. A la derecha, gente que va y viene, en la calzada un señor con traje coje un taxi amarillo.

Durante unos instantes, la soledad ha venido a mi, y el humo de ese cigarrillo que también fumaba Audrey Hepburn, me ha sabido a poco. Mirando aquellos collares de perlas, he recordado que alguno de mis hombres me esperaba, porque esta noche, la jet set de Nueva York hablará de economía en un pequeño apartamento de soltera.

Seguramente no conoceré a ninguno de ellos, aunque muchos insitan en servirme una copa. Quizás bebamos demasiado, y con total seguridad perderemos la cabeza. Una noche más, la libertad, la locura y el desenfreno enmascaran ese sentimiendo de soledad, aunque a la mañana siguiente nos despertemos con un piso vacío y por limpiar...

Puede que entonces escondamos el rostro bajo un gran sombrero negro, volvamos a aquella gran avenida, y entremos en un lugar llamado Tiffany's...donde nos servirán el desayuno...pero con diamantes.


1 comentario:

yorch dijo...

Los diamantes te los ponen rollo cereales o en los bollos para adornar?¿?