Niebla..

27 de febrero de 2008

Esta mañana, la niebla no me dejaba ver más allá de mis pies. Por eso no te he visto llegar, ni he visto como te marchabas.

Mis ojos sólo alcanzaban a ver los adoquines del suelo, y quizás has aprovechado para acercarte, sigilosamente, y casi sin respirar.

Por suerte, la niebla sólo ha durado unas pocas horas, y con ella te has ido, quizás en busca de otra víctima desprotegida.

Hoy soy una superviviente, no todos los días se sobrevive a la tristeza...

No hay comentarios: