"...the answer.."...

19 de gener de 2010

Ella no oblida el seu propòsit d'any nou. El té ben present. Quan s'alça, quan es gita, quan camina anant i tornant de la feina. El sent a prop, com si la perseguira. Però hui ja ha començat a canviar. I el canvi comença amb la música. Viure i treballar a tan poca distància provoca que una oblide el mp3, i això és un detall important. A cada pas una paraula, a cada paraula un pensament. Els peus acaben coordinant-se i trepitgen només les rajoles blanques, com quan era menuda. I aleshores Bob Dylan... Es para en sec. No recorda el temps que fa que no escolta eixa cançó. L'última vegada potser anava en un cotxe, un diumenge de tants, camí de València, amb la sensació de no saber si allà trobaria el que buscava. El que no sabia era que, no només ho trobaria, sino que no sabria que ho havia trobat fins que va arribar el dia en que ho va trobar a faltar.

Bob Dylan la inspira. I una sola cançó li torna tot el que li falta, que és pensar. Hui alguna cosa ha canviat. Hui comença de nou, perquè ara té un plà.

I tenir un plà és el primer pas.






"...the answer, my friend...is blowin'in the wind...the answer is blowin'in the wind..."

3 comentarios:

Javi dijo...

¿Qué ocurriría si no extiera el plan y sólo existiera la vida? La vida no es un plan, no hay sentido ni finalidad, carece de propósito o de resultado... y tampoco hay respuesta flotando en el aire porque lo errado es hacerse la pregunta. Todo esto está al margen del existencialismo, del pesimismo o de todos los -ismos que el ser humano quiere inventar para complicar o enturbiar algo que es bien sencillo: la vida es vivir.

Sole dijo...

Solo que a veces vivir de la forma en que vivimos no es todo lo que esperamos de la vida. Entonces están los planes para intentar cambiar lo que no nos gusta. Yo al menos eso intento!

Saludos!

Javi dijo...

Y es ahí donde radica la fuente de tantos problemas: hay una parte en ti y en mi, en todos, que nunca tiene suficiente, nunca está satisfecha, siempre quiere más, contínuos cambios, novedades, evolución, desarrollo, cosas nuevas, relaciones inesperadas, paisajes desconocidos... esa parte es tan voraz, tan insaciable, que nunca nada es suficiente para ella; fíjate, para esa parte ni la Vida es suficiente. Esa parte sabe que su única justificación es no ser colmada; sabe que si conseguimos reconocerla y darle la importancia que merece, la misma importancia que tienen el resto de las partes que nos conforman, entonces ya no nos podrá esclavizar, ya no dirigirá nuestra vida, por eso no permite ser satisfecha y pugna por enfocar un nuevo reto, un nuevo plan, una nueva esclavitud. Mira a esa parte, intégrala y dale la importancia que se merece en tu vida. Comenzarán a ser un poco más libre.