Buscant...

25 de febrer de 2010

Vaig dir que tenia un plà, i encara el tinc. De moment busque un raconet, un xicotet espai on pondre l'ou. Un lloc on posar un coixí ben gran i ben blanet i deixar caure el cos, sense pensar en preguntes, en horaris, en presions ni en res més que en que còmoda estaré allí sentada. Trobaré a faltar molts patis i molts terrats, molts fantasmes amb qui compartir existència...(o portser se'n vinguen amb mi?). Però el que segur vindrà amb mi seran les fotos, el puf, la lampareta que fa la llum vermella, i els meus vinilos de Sabina.

I sobre tot, poder dir allò de hogar dulce hogar...

1 comentario:

tiresias dijo...

Observa detenidamente la estructura mental de búsqueda que es más importante que el riconcito, el pequeño espacio o que el cojín porque a fin de cuentas siempre hay un cojín esperando y cuando nos sentamos en él nunca sentimos la comodidad que habíamos proyectado, nunca es suficiente lo que ese cojín nos entrega. Y a la vez se nos olvida que en la vida nada nos pertenece, no percibimos que nada es nuestro, no queremos reconocer que carecemos de derechos o de posesiones... ni nuestra propia vida es nuestra, se nos entrega con infinita generosidad.
El plan, el rinconcito, el pequeño espacio dejan de ser importantes porque lo que nos esclaviza es la idea de seguir buscando, lo que nos ata es la sensación de insatisfecha satisfacción. Porque seguimos creyendo que si poseemos estaremos a salvo, tendremos seguridad y seremos libres. Pero no vemos que es ése mecanismo de la mente de búsqueda constante el que más esclavo nos hace de nosotros mismos.
Javi