Efímero...

11 de junio de 2011

Y allí en una barra demasiado grande para una sola persona, pensó que quizás lo que ella interpretó no es exactamente lo que suceció. Por eso, y sabiendo que la vida es demasiado corta para entender lo que no se puede entender, bebió el último trago de su copa y pidió una segunda, con dos rodajas de limón, como siempre.

Volvió la espalda a las dudas...

...para bailar con lo efímero de tu presencia.

No es lo que esperaba.

Luego comprendió que no siempre lo que se espera es lo real.



"...son sólo las piezas del puzzle que puedo mostrarte..."

1 comentario:

Audrey dijo...

Gaudir de tot allò que ens regala la vida, de cada instant, de cada presència, és el que 'tenim'!.

Abraçada!