Siempre me arrepiento...

14 d'abril de 2022

Yo sé la imagen que doy. Y precisamente porque lo sé, aprovecho ese tiempo especial que sé que tengo, hasta que la imagen de mí se deshace y me vuelvo transparente.

Hay quien tiene la suerte de no conocerme del todo. Hay también quien tiene suerte de conocerme a fondo. Porque a veces somos las dos caras de una misma moneda. 

Va a llegar el día, más tarde o más temprano. Cerraré una puerta, dejando atrás lo que conozco, para abrir otra, tras la cual está el misterio.

Y entre esa puerta que cerraré y la que abriré habrá un tiempo, puede que diez segundos solo, pero diez segundos eternos seguro, en los cuales me preguntaré si lo que abro será mejor de lo que cierro.

No sé si quiero abrir ese melón todavía. Es pronto. Poner cosas en una balanza es siempre arriesgado. 

A veces me relajo y me dejo ver. Al día siguiente siempre me arrepiento.

No hay comentarios: